jueves, 1 de enero de 2009

culo viejo, culo nuevo

rascacielos gastronómico
sabor que sigue a otro sabor
como una banana de mil cáscaras,
bien adentro el núcleo como una semilla borracha
de jugo dulce, toda extasiada.

sonreía, posaba con mis tacos que no dolían
año nuevo,
vida nueva,
dicen

dicen también que hay que organizarse
yo sólo intenté subir el volumén al tope
dejar que mis neuronas se preocuparan de dos cosas:
cantar un estribillo y picar merengue

¿por qué se le cae la mitad de la cara a thom yorke?
¿por qué de pronto todo se desploma como una casita de naipes?
¿por que después de la llorar de verdad con una cebolla
se tiene que volver llorar?

en el balcón importamos doce uvas,
nos atragantamos, el aire explotaba
mi perro se meaba encima, me volvía a erguir en la mini
peleaba con mi dj interior, despegaba con fernet

pero la noche insistía en volverse para adentro
el año nuevo se detenía para empezar otra vez
la casa devenía en cenizas sobre el suelo
y tinto derramado sobre la mesa blanca del living

pantera y ozzy terminaron con el resto
a las seis y media me hice un mate
al cual sólo le di dos sorbos
y soñe con un beso suave en la cocina
de feliz feliz feliz año nuevo.

1 comentario:

Franco Basualdo dijo...

que bueno!!!

parece que fue muy fiestera la llegada del nuevo año, genial!

besooooo