jueves, 24 de enero de 2008


antro-porno-mórfico
el ir y venir
el acompañarme a escarbar
todos los costados que me forman
las palabras que me envuelven
desplegarlas sobre el colchón
como haciendo la cama
deshuesarme
sacarme las rueditas de la bicicleta
empujarme
ahora,
despacio,
más fuerte,
darme cuenta de que voy sin manos
tropezarme en el instante mismo
de la profana iluminación
-eclipse inadecuado-
levantarme llorando
con rodillas amoretonadas
sentarme desolada sobre el asfalto
de la plaza más cagada por palomas
que te puedas imaginar
para levantarme
y entender
que ya se puede sin rueditas
que después también sin las manos
y salir pedaleando a velocidades inimaginadas
lejos pero aliviadamente agradecida
por escarbarme por reflejarme
por empujarme por estorbarme
casi sin darte cuenta
con esa delicadeza inherente
que no te deja no distinguir
las diferencias entre un verde pálido
y un verde descolorido.

2 comentarios:

violet dijo...

Me encantó, es muy muy lindo y sincero.

nació dijo...

Vamos!
a dar una vuelta manzana ?